El decreto debe estar en tus confesiones(primera parte)

Foto CarolEscrito por: Profeta Carolina Otero.

Proverbios 18:20-21. Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre, se saciará del fruto de sus labios. La muerte y la vida están en poder de la lengua. Y el que la ama comerá de sus frutos. ¿Por qué tiene que ver este proverbio con los decretos? Porque cuando usted se levanta en la autoridad del que lo envió y establece una porción de la palabra de Dios, ese decreto es más poderoso que cualquier decreto de esta tierra, porque el mundo natural y espiritual tienen que sujetarse a esa palabra que ha sido establecida y entonces lo que usted está haciendo es generando, construyendo para establecerse en una plataforma de bendición. Porque me imagino que cuando usted emite un decreto, va hacerlo declarando lo bueno que usted quiere ver en su futuro. Amén.

Cuando se emite un decreto conforme a la palabra es más importante incluso que la promulgación que pueda hacer algún diputado o senador en su nación, porque usted y yo somos puestos por autoridad, por la máxima autoridad sobre esta tierra, por el creador de los cielos y de la tierra por el dueño de todo lo que existe en este Universo. Cuando usted toma su lugar, y su autoridad en Cristo, lo que hace es ejecutar y todo lo que hay sobre esta tierra tienen que sujetarse al decreto divino de la Palabra. Así es que cuando usted hace un decreto lo que está haciendo es proveyendo para su familia, trabajo, para su nación, porque usted está haciendo el trabajo que Dios delegó a la Iglesia.

Cuando nuestro Señor Jesucristo es llevado a la cruz del Calvario lo que aparentemente parecía una derrota; se convirtió en la mayor victoria que tu y yo podamos experimentar ¿qué es lo que ocurre al morir en la cruz nuestro Señor Jesucristo? Retomó las llaves del reino que había perdido Adán y se las devolvió a su Iglesia. Usted y yo somos la iglesia de Jesucristo. La que recibió no solamente las llaves del reino de los cielos sino que también toda la autoridad, y el dominio.

En Génesis 1:28 se nos habla que el Señor dio dominio al hombre para que enseñoreara sobre los peces, los animales, sobre todo lo que había en la tierra y debajo de la tierra. ¿Se acuerda de eso? Y cuando Adán peca pierde esa facultad, el diablo la toma pero nuestro Señor Jesucristo a través de su sacrificio consigue nuevamente darle esa autoridad a la iglesia.

Firma ministerio - Carolina Otero

Leave A Response

* Denotes Required Field